Rosa Alvarao

Se llama Ligüiñe. O Ligüiña, no estoy muy seguro. Es una isla que mi abuelita tuvo a su cargo cuando era una madre joven. "Es un paraíso" recuerda, emocionada. Y me dice que ese fue el mejor lugar en el que ella ha estado. La 2da trombosis se interpuso entre ella y su querida isla. Le dio poco antes de salir rumbo a Ligüiñe, cuando todo ya estaba listo. Mi abuelita le dijo a la Paty: "hija, pásame las pastillas, creo que me voy a desmayar...". Mi hermano Boris recuerda con tristeza ese día, cuando La Rosa volvería a ver el sitio que ella recuerda como "un paraíso". Escondida entre La Isla del Rey y Mancera, les presento, desde el aire, a Ligüiñe:
.

0 comentarios: