Rosa Alvarao

Nada más de pensarlo, vuelvo a ser niño en la cocina de mi abuela, con ese aroma a fruta llenando el ambiente. Mi abuelita siempre hacía de postre Manzanas al horno. Un postre sencillo y encantador como el sur. Consiste en poner las manzanas al horno de la estufa a leña, y ya. La fruta se vuelve una crema exiquisita, y se dejan enfriar las manzanas luego en una fuente, con el agua del estero.

0 comentarios: