Rosa Alvarao

Mi abuelita tiene una marca en la cara, circular, un poco más clara (color café con leche, pero más leche que café) que el resto de su piel. “Tú me marcaste, no soy de nadie más” me decía siempre; era porque esa cicatriz se la había dejado yo con una mordida cuando me estaban saliendo los dientes.

0 comentarios: