Rosa Alvarao

Hace poco, conversando con Osvaldo, recordamos cuando mi abuelita se encontraba muy mal por los efectos que la trombosis había tenido en ella. En ese tiempo Osvaldo y yo éramos unos jóvenes actores aficionados, y para poder aportar algo económicamente a sus remedios y tratamientos, hicimos una presentación de teatro, que contenía a sus vez dos obras: Toma mi Mano Lucas, y El Pobre Doctor. La 1era es un terrible drama, y la segunda, una divertida comedia. El elenco era: Alejandra, como la mamá de Lucas y luego como Irene. Evelyn, como Dámaris, la enfermera de Lucas, y como la abuelita de Marielo en El Pobre Doctor. Osvaldo, como Lucas, y como Marielo. Y yo, como El Papá de Lucas, y luego como El Doctor. Montamos la obra en una sencilla sala de la Casa de La Juventud, el lugar donde se había iniciado nuestro Talle de Teatro. Asistieron unas 30 personas; la capacidad máxima de la sala, todos con su entrada en la mano. La entrada la habíamos prepicado a mano, lo mismo que la confección de los talonarios que las contenía. Los 4 actores éramos también directores, productores, escenógrafos, maquilladores, vestuaristas, acomodadores, iluminadores, encargados de música, y tramoyas; teníamos ese espíritu incansable que acompaña a la juventud. Reunimos poco más de $15000, cifra que donamos íntegra al bienestar de nuestra querida abuela. Abajo en la foto, Irene y La Abuela son otras buenas actrices más recientes de la compañía, pero la obra y los personajes son los mismos que los de aquella noche en la que hicimos la obra El Pobre Doctor como muestra de amor hacia La Rosa Alvarado:



0 comentarios: